Corrección de estilo

Corrección de estilo

La corrección de estilo de documentos se realiza con base en las normas internacionales de edición de todo tipo de publicaciones. Se refiere a la integración de la forma en que se presentan diversos textos en un documento.

Se debe vigilar que la corrección de estilo no modifique en ningún caso el significado del contenido. El límite del trabajo del corrector es un punto sensible del oficio. Sin embargo, este saber “hasta dónde llegar” con un texto lo da únicamente la práctica. En todo caso, el corrector debe saber que su trabajo es corregir y sugerir mejoras, nunca reescribir. Si está reescribiendo el texto, entonces está haciendo una tarea diferente a la de corregir (editar).

Un corrector no debe ceder ante declaraciones facilistas como “este texto está bien escrito”, “este autor escribe muy bien”, “es un tema sencillo”, “a este documento solo hay que revisarle tildes y comas”. Un texto más allá de su extensión y temática requiere toda la atención. Todos los autores, expertos o principiantes, merecen el mejor desempeño del corrector.

Los criterios generales que se presentan a continuación corresponden a los errores más usuales que se encuentran en los textos; sin embargo, no se deben utilizar como único soporte, ya que cada escrito presenta particularidades que requieren de una atención individual.

I. Uso del lenguaje

Se refiere al uso adecuado de las palabras conforme a su estructura gramatical. Se pone especial atención en que no exista repetición innecesaria de palabras en un mismo párrafo y que, a su vez este, no sea redundante.

  1. Uso correcto de ciertas frases preestablecidas, por ejemplo: con base en, en relación con, de acuerdo con, con respecto a, etc.
  2. Uso adecuado de nexos, es decir, no abusar de ellos. Ejemplo: pero, además, mas, sin embargo, asimismo, también, etc.
  3. Se puede conservar el plural masculino en el caso de hacer referencia a ambos géneros y hacer la diferencia, siempre y cuando se mantenga el mismo criterio a lo largo del texto.

II. Ortografía

  1. Uso correcto de signos de puntuación. Además de los signos más usuales (punto, coma, punto y coma, dos puntos), se considera lo siguiente: se utilizan guiones largos para una frase subordinada dentro de una principal; eliminar comas entre sujeto y predicado.
  2. Uso de acentos: cuando una palabra puede o no escribirse con acento ortográfico, se omite. Por ejemplo, periodo.
  3. Cuidar el uso de acento diacrítico, por ejemplo: mi, mí; de, dé; más, mas, etc.
  4. Evitar el uso inadecuado de artículos y preposiciones.
  5. Uso de mayúsculas sólo en la letra capitular de cada palabra de nombre propio, institución, evento y siglas.

III. Estilo general

El estilo general se relaciona, por un lado, con el tipo de documento y el público objetivo y, por otra parte, con el diseño y el formato definidos.

  1. En la escritura de numeraciones, conviene buscar la unidad: todas las cantidades de una lista en letras, cinco granadas, quince fusiles y cien cartuchos, o todas en cifra, 5 granadas, 15 fusiles y 100 cartuchos, sin ceñirse a la vieja indicación de que hasta cierto número se escribe en letras y de ella en adelante, en cifras.
  2. No se recomienda resaltar palabras dentro del texto con el uso de subrayados, negritas, mayúsculas, etc., ya que se considera que el contenido del texto por sí mismo y en su conjunto es de relevancia e interés para el lector. Sin embargo, se recomienda anexar seguido del resumen un breve listado de palabras clave.
  3. Los títulos de artículos que aparezcan dentro del texto deben entrecomillarse, y los de publicaciones deben presentarse con cursivas.
  4. Se resaltan títulos y subtítulos de capítulos, incisos y gráficas utilizando el tono de letra más oscuro.
  5. Se usan cursivas en las palabras escritas en un idioma diferente al del texto.
  6. Los artículos presentados en un idioma diferente al resto de la publicación no se traducen.
  7. Las voces latinas se escriben con cursivas y preferentemente en contracción y sin acento; no obstante, pueden escribirse omitiendo los dos últimos aspectos, siempre y cuando se unifiquen a lo largo del documento.
  8. Las citas textuales se tratan de acuerdo con su extensión: mayores a cuatro renglones se forman en bloque y sin comillas; menores de cuatro renglones se integran al párrafo con comillas. Las citas textuales que omiten una parte deberán presentar puntos suspensivos entre corchetes. Si estas presentan errores de ortografía o de redacción, son respetados, empleando la sigla (sic) entre paréntesis.
  9. Siempre debe escribirse la fuente de las citas textuales y de paráfrasis al final de estas con paréntesis y deberá contener apellido del autor, año y página.
  10. Los gráficos, tablas, mapas, etc., deberán citar la fuente bibliográfica completa.
  11. Las correcciones en cada página del documento, se deben indicar de manera clara. Si se considera que alguna de estas correcciones debe recalcarse, se hace en forma general en la primera página del documento, dando ejemplos de las páginas donde ocurre dicha situación.
  12. En el proceso de corrección de estilo NO DEBEN hacerse indicaciones con respecto al uso de sangrías, viñetas, ubicación de encabezados, espaciado entre párrafos, entre otros. En otras palabras, deben hacerse observaciones de fondo y no de forma. Si aún así, se considera que alguna de esas indicaciones es oportuna, debe hacerse el comentario en la primera página, para valorar si efectivamente esta debe efectuarse.
  13. Si el texto tiene carácter técnico, ANTES de proceder a indicar la corrección hay que consultar con el autor al respecto. Siempre hay que cuidar de no hacer correcciones de estilo que alteren la idea principal en el texto.
  14. Si el caso lo amerita, se debe hacer una lista por aparte con las observaciones para el autor, donde se indique el número de página, o bien, concertar una cita con el autor para evacuar tales observaciones.
  15. Verificar que las nuevas correcciones realizadas por el autor estén bien hechas.

IV. Comentarios

El procedimiento para la corrección de estilo de documentos se refiere únicamente a la corrección en cuanto a la forma del documento, mas no a su contenido. Este proceso se lleva a cabo de la siguiente manera: se realiza la revisión y corrección de estilo correspondiente. De existir observaciones al documento en cuanto a la claridad de alguna expresión o faltante de información, se solicita por escrito al autor o al coordinador del documento. Al concluir esta parte, se verifica que no haya modificación al significado en ninguna parte del documento o que exista alguna omisión.

1 comentario en “Corrección de estilo”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *